viernes, 17 de febrero de 2017

13.- La floración de los almendros el Jerte de la Rioja





Viñas y almendros en Tudelilla

Seguro que conocen, aunque  sólo sea de oidas el valle del Jerte. Allá por Extremadura, más concretamente en la zona norte de Cáceres. Cuando llega la primavera florecen los cerezos con la intensidad de una nevada. A que es seguro que más de una vez les ha entrado ganas de ir. Pero o que no saben es que en la Rioja tenemos nuestro propio Jerte. Y más madrugador, porque el almendro es de los primeros árboles que florecen y además lo paga caro, una helada tardía y adiós cosecha.




Para ir a este valle, dicho de paso que los riojanos somos muy chulos y a falta de uno tenemos dos Jertes, hemos de ir hacia la Rioja Baja. cierto es que en La Rioja y Navarra es un arbol muy común en zonas no muy altas y cálidas y acercarnos al Villar de Arnedo. Aquí tomar la carretera hacia Arnedo.
Y no es preciso decirles nada más pasen y vean. El espectáculo está servido a pie de carretera. Miles de almendros  floreciendo en solitario o en plantaciones al lado mismo de la carretera. Y formando una mezcla esencialmente mediterránea, almendros, vides y olivos, la presencia de carrascas o encinas todavía le da más valor.
Si a esto le sumamos espliegos, tomillos, romeros y otras hierbas aromáticas... ¿qué les voy a decir?



  
Tierras fuertes, pedregosas y a veces ásperas y empinadas. Arboles seguro que centenarios por su tronco aunque sometidos algunos a fuertes podas o trasmoches. Adéntrese por caminos, siempre que sean practicables o las carreteras que llevan a Tudelilla o Bergasa y disfruten del espectáculo.








Despues sigan hasta Arnedo. Desde la bajada se ven las terrazas o planas a la orilla del Cidacos, teñidas de blanco. Miles de almendros en flor, a la vez. Esperando Hasta que una ventisca esparza los pétalos por el suelo y que las abejas se alimenten y los polinicen. Y rezando para que no hiele.

























Antes les he comentado que en La Rioja hay dos "Jertes" Uno es este el valle del Cidacos en Arnedo
y el otro que pienso que muy pronto podrá ofrecernos buenas vistas es el curso bajo del valle del Iregua. Nalda, Albelda, Alberite, Lardero y Entrena con la floración de los frutales de regadío y mucho más variados. Cerezos, melocotoneros, ciruelos, manzanos y perales ofrecen una mezcla de floración difícil de igualar.

Hasta la próxima.
Salú pa tós.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario