domingo, 31 de mayo de 2015

27.- Por el Najerilla Pedroso, Anguiano y Ledesma de la Cogolla



Anguiano, barrio de Mediavilla
Hoy nos vamos pa la zona media del Río Najerilla. Allá por donde empieza a encajonarse aguas arriba de Bobadilla. Angiano se encuentra a la orilla del río y tanto Pedroso como Ledesma se encuentran en las laderas del monte Serradero, en la margen derecha del río a unos 3 o 4 kilometros de éste.
Para ello hemos de tomar en la A-12 la salida hacia Nájera y Tricio por la LR-136 y tomar la LR-113 unos Km más adelante. Siguiendo esa carretera a 14 Km está Anguiano.

Barrio de las Cuevas



Divídese Angiano en tres barrios, el de Las Cuevas, en la margen izquierda, el de Mediavilla
al otro lado del puente junto a la carretera y el de las Eras un poco más apartado.
Corral




Pajar








El barrio de Las Cuevas o de San Pedro se dedicaba más a la ganadería quedando abundantes restos de corrales y pajares antiguos con estructura de madera y adobe


Al otro lado de elrío se extiende una feraz vega donde se cultivan sus afamados caparrones


Puente Madre de Dios
Calle de Anguiano

Cruzamos al Barrio Mediavilla por un puente espectacular, Más de 30 metros de altura del pretil al vacío, y un solo arco de piedra apoyado en sus dos extremos sobre la roca viva.


El comité de bienvenida.





En este barrio se encuentran todos los servicios de esta población con excepción de la Banca que ahora se hace desde una furgoneta u "oficina móvil" Al parecer no muy del agrado de algunos vecinos.

El ayuntamiento, los bares al lado de la carretera, la iglesia de San Andrés y algunas casas blasonadas se arrejuntan en sus estrechas calles y muy empinadas cuestas. Por una de estas bajan dando vueltas los danzantes con sus zancos el día de la Magdalena.


Tiene también Anguiano una fuente intermitente con 15 caños divididos en 4 niveles 5 abajo, 4 en el siguiente y 3 en cada uno de los 3 superiores. Al Lado de la ermita de Santa María Magdalena a unos 2 Km del pueblo.


Casa Señorial

En el témino municipal de Anguiano se encuentra el Monasterio de Valvanera, patrona de la Rioja.
Y de Anguiano, el pueblo de los caparrones, nos vamos a Pedroso, el pueblo de las nueces.

Para llegar a Pedroso volvemos sobre nuestros pasos en dirección Nájera para tomar un cruce a mano derecha que en un par de km carretera arriba nos dejará en el pueblo.
Famosas son las nueces de esta localidad a la que dedican un día allá por el otoño.

Uno de los "sofás" 




Pero nosotros lo vamos a recordar por los "sofás" Asientos tallados con una motosierra de un gran tronco y, que colocados junto a la puerta de algunas casas supongo que serán punto de reunión y charla de vecinos.






Además no necesitan de una gran bandera para mostrar su orgullo patrio, pequeña, sí, pero bien alta.
Aquí colocadas las banderas en el mayo ondean al viento por lo menos a 25 metros de altura.






Añadir leyenda
Lo que lo falta a esta gente es sentido del humor, Ya avisan bien claro del funcionamiento del servicio telefónico y orgullosos muestran al visitante sus instalaciones deportivas. 


Casa de Pedroso

Y de Pedroso nos vamos a comer. Vamos a acercarnos a Bobadilla que se encuentra a un paso y  comeremos en Casa Pura a ver si damos cuenta de unos caparrones que por experiencia se que los preparan excelentes y de su huerta. Pero hoy es viernes y los caparrones los prepara solo el fin de semana, pero no importa, tiene comida casera a un precio ajustado a nuestro bolsillo o sea que damos cuenta  de una fresca ensaladilla y albóndigas que estaban cojonudas. 
Así que después de tomar el café dimos una vueltica al pueblo, que ya le dedicaremos el correspondiente episodio y subimos a Ledesma de la Cogolla. El cruce está un poco más abajo del de Pedroso, aquí nos espera una iglesia rematada con un campanil al más puro estilo tradicional de estas tierras. Las columnas, puntales de madera, las paredes de adobe. Y no creo que se caiga tan fácil.


El campanario de la iglesia.
Portada


Vista general



La pequeña iglesia tiene ese encanto del románico rural que nos ha quedado libre de añadidos. El campanario le da ese aire rústico de solucionar un problema con los medios y materiales más al alcance, madera y adobe.
La portada es preciosa en su sencillez.








Y aquí no sabemos si es una señal antigua o es la gracia de alguno, Logroño está a 29 Km en línea recta así que....
Vamos pa Logroño
Y si los de Anguiano son famosos por los caparrones, los de Pedroso por las nueces los de ledesma por qué lo son? Pues por las carboneras, la abundancia de hayas y encinas de los montes les proporcionaba material abundante para hacer carbón, En un episodio anterior sobre el Valle de Lana hay enlaces relativos a este tema.



Volvemos a la carretera para dirigirnos a Castroviejo. Castroviejo está a unos 5 km de Ledesma por el monte  pero no hay carretera así que nos tenemos que desviar para entrar por otro sitio.
Y raudos y prestos, nos pusimos en camino.... Pero no llegamos.   Una lucecica roja en el salpicadero del coche nos indicaba que la batería no cargaba y decidimos bajar el coche al taller. Otro día será.

Hasta la próxima..

Salú pa tós.






martes, 19 de mayo de 2015

26.- Por el Ebro entre dos cañones. Valle de Valdivielso



Valle de Valdivielso desde el túnel de Tartalés de los Montes
 Hoy nos vamos pa tierras de Burgos. Aguas arriba de Oña el Ebro se encajona. Por un lado el río Oca forma un estrecho cañón que comparten río carretera y una línea de ferrocarril que ya no funciona. Alguien en su tiempo ideó unir Santander con el Mediterráneo y otro alguien más tarde dudó de su rentabilidad y lo cerró. La línea nunca se terminó y otro alguien se llevó las vías.
Tras un ratito de conducción nos merecemos un reparador café. Amás necesitamos cambio de aguas de modo que paramos en Oña.

 
Monumental villa donde la torre del monasterio lo preside todo. Una torre que dice !aquí estoy yo! y un conjunto urbano que merece la pena ver. Pero como la vimos nosotros. Con paz y el ajetreo cotidiano, el claxon del butanero, el repartidor de cervezas, el albañil, el resto silencio. Sin el ajetreo de cientos de turistas, no tengo nada contra ellos, hacen las cosas cuando tienen tiempo como lo hacía yo antaño.  








El sol calienta la antigua villa  condal y resinera, y nos alejamos por el cañón del Oca hacia la Horadada para dirigirnos al valle de Valdivielso.








El Oca entrega su caudal nacido allá lejos, por la sierra de la Demanda, después de pasar las generosas tierras de la Bureba. Y el Ebro, también encajonado y represado en el cañón las recibe. Después de pasar por Cereceda una pequeña subida por la N-232, antigua ruta de Santander para los riojanos y hoy prácticamente en el olvido, nos coloca en el valle. Una cantera de piedra  nos recibe a la parte abajo de la montaña y nos da la bienvenida un pequeño valle, entre la meseta paramera y una sierra divisoria. Los cerezos ya florecieron y ya nos muestran sus pequeños frutos aún verdes, los campos de cereal ya casi espigan y arriba en el monte manchas de un verde claro nos dicen que robles y hayas vuelven vigorosos a la vida. Y más arriba de Puente Arenas el Ebro baja encajonado en el desfiladero de Los Hocinos para expandirse desde aquí en un pequeño valle.

Traemos dos objetivos. La ermita de San Pedro de Tejada en Puentearenas de Valdivielso y un pueblo cuyo nombre nos cuesta memorizar. Tartalés de los Montes donde nos hemos enterado de la existencia de una hermosa cascada. Vamos a ver si tenemos suerte y baja agua.

 

Como ya suele ser costumbre no localizo el puente que debía estar en Cereceda y cogimos otro más arriba. A falta de indicadores más precisos, dígase señales o indicadores cogimos hacia la derecha y llegamos a Hoz de Valdivielso donde vimos la señal. 1.5 Km  La carretera??? muy estrecha y empinada impresiona, una vez en ella era difícil dar la vuelta pero seguimos. A la vuelta de una curva la vemos, ahí estaba. Y tenía agua.


Con las ansias por ver la cascada se nos olvidó que en esta población hay una hermosa iglesia románica pero...... como a veces digo a grandes males peores remedios. El mal es pequeño y podemos volver otra vez pero siempre hay alguien que nos ha colgado algo en la red y ahí nos dirigimos.
Comité de bienvenida en Tartalés de los Montes



tartalés de los montes
relatos de tartalés

















Bajamos de nuevo a Hoz  dimos una vuelta por el pueblo y nos dirigimos a Quecedo pero antes paramos un momento en Valhermoso.






Bravant


              Aquí encontramos viejos utensilios, jubilados ya de su labor, destinados al olvido y a la corrosión. Testigos mudos de los cambios tecnológicos y de la evolución de la agricultura.                                                                                                                                                                                                                                                        



Antigua aventadora de mano

La mañana va pasando y nos gustaría ver antes de comer le ermita de San Pedro de Tejada. Por tanto nos dirigimos hacia Puente Arenas que es la población donde está situada. Entramos por un camino de tierra  como un kilómetro.




finca particular
 Pero al llegar nos encontramos con una sorpresa. La ermita está enclavada en medio de una finca particular es de propiedad privada, está vallada y tiene un horario de visitas aque hay que concertar por teléfono. Indagando he conseguido saber por qué. Al ponerse en marcha la desamortización de Mendizabal una familia se quedó con los terrenos y la ermita.
San Pedro de Tejada
Torre

Una alambrada rodea toda la finca

Gracias a estos enlaces podemos contemplar su verdadera importancia y la finura de sus trabajos de escultura..
San Pedro de Tejada.
San Pedro de Tejada 2
San Pedro de Tejada (video)

Al volver a Puente Arenas buscamos un restaurante que se anunciaba en un cartel junto al puente y al no encontrarlo preguntamos a ina señora que pasaba por ahí. - está cerrado- nos contestó pero id donde casa Fonso en Valdenocedo, comeréis bien sin pasros de precio. Dicho y hecho seguimos la indicaciones y a nuestro parecer comimos a gusto, tranquilos, un cafelito, pá espabilar y una charlita con los parroquianos. Nos dicen que en un pueblo llamado El Almiñé hay otra iglesia románica, así que vamos pallá.  Pero primero volvimos a Puente Arenas.



Antiguo palacio del Obispo Temiño

El Ebro por Puente Arenas

En El Almiñé la Iglesia ni está vallada ni en medio del campo sino en medio de la plaza. Le dimos la vuelta y la revuelta, sacamos fotos y bebimos agua, bien fresca por cierto. Por aquí pasa una calzada que enlazaba  Burgos con el Norte y por donde se daba salida a la lana de Castilla y entrada al pescado de los puertos del Cantábrico.

Iglesia de San Nicolás




La iglesia está algo más retocada que la de San Pedro pero no por ello tiene menos encanto.







Torre de San Nicolás


San Nicolás

Potro de Herrar
 El Almiñé (ZaLeZ)

Después de dar la vuelta decidimos volver por la Mazorra y subir al páramo, es primavera y los campos aún están verdes. El páramo es duro. Solitario y sobrecogedor, abrasador en verano y helador en el invierno.


Castillo de Poza de la Sal



Al bajar por Poza de la Sal nos detuvimos un momento en la fortaleza. Vigía solitaria de la Bureba y del paso de las recuas muleras cargadas de sal.
Vista de la Bureba desde la base del Castillo de Poza
Y de aquí a recogernos, que ya cae la tarde y queda más de una hora pa llegar a casa.
Hasta la próxima.

Salú pa tós.









viernes, 1 de mayo de 2015

25.- El valle del Ciloria, Valgañón y Zorraquín




Primavera en Valgañon
Hoy nos vamos pa la sierra. Más concretamente queremos ir a un pequeño valle lateral  atravesado por el río Ciloria que que desemboca en el Oja o Glera como quieran llamarle, a la altura de Ezcaray en la sierra de la Demanda. He estado aquí bastantes veces y he caminado por sus tierras pero me gustaría detenerme un poco más. En las otras ocasiones hemos venido aquí en fin de semana o en festivo cuando el gentío se mueve de un sitio a otro. Y principalmente veníamos a disfrutar de unos excelentemente buenos caparrones para lo que no es necesariamente obligatorio acudir a comedores de postín.
Hoy vamos a disfrutar de la tranquilidad de lo cotidiano y con el ajetreo del trabajo diario.
Llegamos pues a media mañana, y nos dirigimos a la Ermita de las Tres Fuentes. Dijeronme en cierta ocasión que si bebía agua de uno de los caños en una postura cuasimalabarista conseguiría novia. Cuestión un tanto imposible, dada mi edad y condición física preferí no darme una buena costalada y seguir como estaba.
Yo siempre la consideré como ermita y así aparece en libros y otros textos pero resulta que al parecer el pueblo primitivo estuvo ahí y luego se trasladó un poco más abajo a su emplazamiento actual. y por eso viene rotulada como iglesia paroquial.

Iglesia parroquial de las Tres Fuentes



En 1218  Fernando III rey de Castilla, junto a e su madre Berenguela  y el obispo Mauricio de Burgos, se acercan a la villa, les ha llegado la noticia de que la Virgen se ha aparecido a la pastora Inés en la dehesa, y colocan la primera piedra de la iglesia de Nuestra Señora de Tresfuentes. El 24 de noviembre de 1224 el Obispo Mauricio volvería para su consagración según consta en una inscripción en la fachada sur del templo que dice así: "CONSECRATA EST ECCLESIA EPI BURGUENSIS MAURICI DEI VII. MENSIS NOMBRIS ANNO CHRISTO MCCXXIIII"


Ermita de San Andrés


En la plaza central de la villa se encuentra la ermita de San Andrés la cual en su día fue patrocinada  y ayudada por Don Pedro Gonzalo del Río por entonces propietario de la llamada "casa grande" para convertirse en iglesia parroquial de la villa. Al final parece ser que se llegó a algún tipo de acuerdo según el cual el culto como parroquia se realizaba en verano en la parroquial de las Tres Fuentes y en invierno en la ermita de San Andrés.
Hasta nueve ermitas llegó a tener Valgañón.






La casa grande

La casa grande tuvo distintos usos además del de residencia de gente importante. Se utilizó como teatro, tienda e incluso como cuadras para el ganado.
 Dejamos la plaza con sus piedras de sillería de arenisca rojiza y veteada y nos dedicamos a callejear, eso sí tomando antes el cafelito de rigor.







Ya no suenan las campanas a tentenublo, no se si ya repararon las campanas rajadas de tanto repicar, dicen que se rajaron por tener la melena o yugo de hierro en vez de ser de madera y que las vibraciones las agrietaron.



Antiguo bar  "café, licores, y refrescos"

Brocal de un pozo









Parece ser por la documentación encontrada, que aquí se refugió una importante población de origen hebreo y que al parecer de la opinión de Don Julio Caro Baroja los llamados chuetes, aldeanos, podrían ser descendientes de estos. No olvidemos que en Mallorca se les llama chuetas.
En un documento fechado en Belorado el 16 de diciembre de 1303 se ordena a la Aljama de Valgañón, "que los judíos de este pueblo deben dar posada a los clérigos y justicias de la Villa, pues los judíos de esta Villa no les querían dar y así se manda bajo pena de destierro".

Chuetes
A Valgañon pertenece la aldea deshabitada de Anguta.
Anguta (Paca Sapena)

Bajamos luego a Zorraquín para ver su iglesia dedicada a San Esteban 
 



 El capitel representa la lapidación de San Esteban



 
Zorraquín recoge sus casas a un lado de la carretera. En lo más alto una antigua iglesia nos muestra en unos capiteles como Esteban su patrón fue lapidado. Un hermoso conjunto. 





La urbanización.

Al otro lado una de esas feas urbanizaciones que destacan sobre el paisaje precisamente por eso, por su desacuerdo con el medio natural. Y menos mal que la crisis paralizó un macroproyecto de campo de golf.

Lo malo es que tarde o temprano volverán a las andadas.








Zorraquín
Ezcaray
Ahora nos toca subir hasta Santa Bárbara, una ermita que domina todo el paisaje del  río Oja sobre Ezcaray
Tomamos un camino a la derecha y subimos hasta la ermita.



Zorraquín

 Y después de esta vistas ¿donde fuimos?
 Pues nos fuimos a dar cuenta de nuestra ración diaria de manduca, un rato de descanso, un café y a visitar otros lugares en este caso visita rápida a Ojacastro, ya le dedicaré una entrada, localizar Tondeluna, una aldea de Ojacastro y Santurde y Santurdejo.

Hasta la próxima.
Salú pa tós.